Blog de Outlet de la Carpintería

Puertas Blindadas, acorazadas o de seguridad

Puertas Blindadas, acorazadas o de seguridad

Puertas Blindadas, acorazadas o de seguridad

Una de las cuestiones que más preocupa a los propietarios cuando se incorporan a un nuevo hogar es el tipo de puertas de entrada que va a instalar en la vivienda. Las opciones son múltiples: puertas blindadas, acorazadas, de seguridad... Pero no todas son igual de eficaces según el uso que les vayas a dar. En este post te mostraremos cómo diferenciarlas y cuáles son las ventajas que aporta cada una en el ámbito de la seguridad.

Tipos de puertas de calle

1. Puertas blindadas

Son las más utilizadas en comercios. Están compuestas por placas de madera, metal o aleaciones que quedan recubiertas con una chapa de acero de unos 2 mm de grosor.

La cerradura, por lo general, cuenta con un cilindro que evita su fácil extracción mediante taladros o ganzúas. Cuando se cierra la puerta, las barras de acero que conforman el mecanismo se activan y la puerta queda bloqueada por sus cuatro lados.

En cuanto a las llaves, lo habitual es que estén realizadas a medida para cada una de las puertas fabricadas. Por tanto, resulta una tarea algo complicada duplicarlas. Es por este motivo por el que una vez se queda instalada se aportan cinco juegos de llaves al propietario.

Para conseguir abrir este tipo de puertas haría falta romper la cerradura y parte de la placa de acero, tarea nada sencilla y que puede llevar de 4 a 5 horas.

2. Puertas acorazadas

Las puertas acorazadas suponen un grado más en la escala de seguridad. Están compuestas por acero, hormigón y elementos que mantienen la solidez de las chapas de acero de la estructura. Sobre ellas se disponen tableros de la madera escogida, de manera que el aspecto estético no se ve perjudicado.

En cuanto al cierre, el mecanismo queda inserto en el marco. La cerradura es de las más seguras del mercado, y los pestillos suelen ser redondeados y rectangulares, muy difíciles de quebrar. Por este motivo son la principal opción en cámaras de seguridad, museos, edificios destacados, etc.

3. Puertas de seguridad

Paradójicamente, son las menos seguras de las tres y las que más abundan en los domicilios particulares. Están fabricadas en madera, metal o PVC, y están reforzadas en sus perfiles. Pese a esto, es de las más comunes porque su precio resulta mucho menor que las anteriores y porque muchos propietarios desconocen las ventajas de las dos primeras.

No obstante, la cerradura puede disponer de bombines de seguridad que evitan que sea arrancada con el empleo de ganzúas.

Esperamos que con estos consejos te sea más fácil escoger entre puertas blindadas, de seguridad y acorazadas. Ahora que ya conoces las ventajas y resistencia de cada una de ellas, no dudes en incorporar la ás adecuada a tu vivienda para reforzar tu seguridad y tranquilidad.

Compártelo: