Blog de Outlet de la Carpintería

Tipos de ventanas, aperturas y acabados

Tipos de ventanas, aperturas y acabados

Tipos de ventanas, aperturas y acabados

Conocer los distintos tipos de ventanas es de gran importancia si planeas una reforma del hogar . Cada tipo ofrece unas ventajas u otras y cambiará radicalmente la visual de una fachada. También hay que tener en cuenta otros aspectos, como son el caso de las aperturas y los acabados.

La combinación de estos tres puntos te llevará a hacerte con la ventana que más precisas y a un ahorro significativo de dinero. Al fin y al cabo, te estás jugando construir o darle el aspecto que siempre has querido a tu hogar, por lo que es muy necesario elegir contando con información suficiente para no equivocarte.

Tipos de ventanas más comunes

A la hora de hablar de tipos de ventanas es necesario dividirlas en dos grupos principales: por material o según el cristal que lleven montado. Estos dos grupos representan la mayoría de ventanas que encontrarás en el mercado.

Empezando con los materiales, las ventanas de madera destacan por su resistencia, capacidades decorativas casi sin fin y aislamientos térmico y acústico. Además, este es un material largamente utilizado en la historia, el cual ha mejorado sus características gracias al avance de la tecnología y a los tratamientos que se le aplican para potenciar su resistencia.

El aluminio es otro de los materiales más comunes en los que se fabrican ventanas. Este metal destaca por ser prácticamente incorruptible, por su ligereza y por ser un gran aislante del calor. Dicha cualidad se ve potenciada por la utilización de técnicas como la ruptura del puente térmico, la cual permite un mejor aislamiento de la ventana.

Por último, el PVC es un material plástico de gran utilidad a la hora de confeccionar una ventana. Sus características lo hacen único. Y es que es ignífugo, aísla del ruido casi por completo y puede adoptar prácticamente cualquier forma que imagines.

En cuanto al grupo de tipos de ventanas por cristal montado, cabe decir que la variedad es muy amplia, pero en la actualidad prácticamente todas las ventanas cuentan con cristales aislantes. Esto se debe a la necesidad de mejorar la eficiencia energética de los edificios y por la búsqueda de una mayor comodidad. Tales cristales ofrecen tres niveles de confort y cuentan con avanzadas técnicas de elaboración, como la creación de una cámara de aire estanca entre dos planchas de vidrio para evitar que el calor y el ruido traspasen el material.

Las aperturas de ventanas

El tipo de apertura de ventana que elijas le dará una personalidad única a la propia ventana y gozarás de unas características u otras. La clásica es la apertura abatible y es la más presente en los hogares. La ventana se abre de manera lateral, cuenta con un cierre hermético y requiere de un espacio libre de obstáculos para poder abrir la ventana por completo.

Otro de los tipos de aperturas de ventanas más destacable es la oscilobatiente, la cual engloba dos tipos de apertura: la batiente y la abatible. Gracias a un mecanismo complejo podrás abrir la ventana en vertical, pero sin llegar a una apertura total; el modo abatible es similar al que ya se ha descrito y aporta los mismos beneficios, aunque las oscilobatientes son ventanas más seguras y que permiten regular mejor la entrada de aire.

Las correderas desplazan la hoja en horizontal para abrirse por completo, apenas ocupan espacio y ofrecen una mayor iluminación, ya que puedes instalar diferentes tamaños de cristal y marco para lograr unos resultados espectaculares. Muy recomendadas para casas de pequeñas dimensiones.

Por último, las pivotantes son aquellas que giran en torno a un eje, situado en el centro, para realizar su apertura. Son los métodos de apertura más comunes en ventanas de buhardillas y sótanos, ya que pueden fabricarse en tamaños muy pequeños y apenas ocupar espacio.

Los múltiples acabados de ventanas

Los acabados de ventanas permiten darles un toque decorativo y único a estos elementos arquitectónicos. Cada material cuenta con sus propios acabados. Por ejemplo, en el caso de una ventana de madera cada especie de árbol va a ofrecer un colorido o una veta distinta, es posible aplicarles un tratamiento como es el barniz, un lacado o pintarlas con una infinita paleta de colores entre los que elegir.

Podría decirse, para resumir, que los acabados más comunes son el pintado, el lacado y el barniz en lo que a ventanas de madera se refiere. En el caso de las de aluminio podrías optar por lacarlas con un toque metalizado y los colores que admite el PVC son ilimitados, pero siempre ofreciendo un aspecto sólido que no desluce.

Conclusión

Los tipos de ventanas ofrecen una amplia gama de posibilidades de personalización. Así, dar un toque único a la fachada del hogar es hoy más fácil de lo que nunca fue. Puedes escoger entre diferentes materiales, numerosos acabados y aperturas que dotarán de una gran personalidad a la ventana que elijas.

Compártelo: