Blog de Outlet de la Carpintería

Ventanas de madera, ¿pintadas o barnizadas?

Ventanas de madera, ¿pintadas o barnizadas?

Ventanas de madera, ¿pintadas o barnizadas?

¿Ventanas de madera barnizadas o pintadas? Seguro que es una de las dudas más comunes que surgen cuando estás pensando en elegir ventanas para tu nueva casa o cuando quieres renovarlas.

La madera suele ser uno de los materiales más usados para la construcción de las ventanas. No obstante, las propiedades de este material hacen que sea necesario darles un acabado que proteja nuestra ventana de madera de los agentes externos, como la lluvia o el sol.

Ventanas barnizadas

El barniz es el acabado más común cuando hablamos de madera. Gracias a él, tus ventanas estarán protegidas y se respetará la apariencia natural de este material. En el mercado podemos encontrar una infinidad de tipos de barniz. Los hay específicos según el tipo de madera del que se trate, o incluso del mueble o el elemento que queramos proteger.

Los barnices más comunes

Goma laca: se trata de uno de los barnices de origen natural más populares. Se elabora a partir de resina natural segregada por un insecto procedente del sudeste asiático y su uso se remonta a hace unos 3.000 años. La goma laca se suele utilizar sobre todo en muebles de interior.

Barniz sintético: elaborado con resinas alquídicas, se trata de un tipo de barniz especialmente recomendado para el exterior, precisamente gracias a su resistencia a los rayos UV y a la humedad.

Barniz de poliuretano: este es un producto que resiste la fricción, la abrasión y las manchas, por lo que es ideal para las superficies y elementos que más desgaste puedan tener en el día a día.

Con el barniz se logra un aspecto mucho más acogedor en toda la estancia, debido a la calidez que aporta la madera y que se verá potenciado por el brillo y la lustrosidad del barniz elegido.

Ventanas de madera pintadas

Si buscas otro tipo de acabados menos tradicionales, puedes optar por pintar la madera. Es muy fácil encontrar en el mercado pintura especialmente indicada para la madera y que, a la vez, proporcione esa protección extra contra las inclemencias del tiempo.

Lo bueno que tiene la pintura es que permite una mayor libertad decorativa. De este modo, puedes integrar mejor las ventanas de casa con la decoración de la vivienda. En este sentido, el color que más se elige para las ventanas es el blanco. Se trata de un color que se adapta muy bien, tanto a ambientes clásicos como a los más modernos. Eso sí, deberás realizar un buen lacado, ya que, en caso contrario, el color blanco puede adquirir un tono amarillento con el paso del tiempo.

Ahora que te hemos dado las claves de las diferencias entre las ventanas de madera barnizadas y las ventanas pintadas , ¿por cuál te decides?

Compártelo: