Hidrolimpiadoras: características y usos

Hidrolimpiadoras: características y usos

Hidrolimpiadoras: características y usos

Hidrolimpiadoras: características y usos
Hidrolimpiadoras: características y usos

¡Hidrolimpiadoras, características y usos!

Muebles sucios, baldosas con barro, muros con musgo, tuberías obstruidas... El mantenimiento y limpieza de estos elementos que decoran nuestro jardín, así como sus vías de paso o la piscina, a veces es una tarea que requiere mucho esfuerzo si se realiza con los métodos tradicionales de limpieza. Una buena opción para agilizar estas labores es usar una hidrolimpiadora.

Hidrolimpiadoras: características y usos

Una hidrolimpiadora es esencialmente una máquina que toma agua a baja presión, y a través de una bomba la impulsa a alta presión por medio de una manguera especialmente preparada para aguantar presiones elevadas, una pistola que abre o cierra el paso del agua y una lanza, con una tobera en su extremo final que al reducir considerablemente el paso de agua, convirtiendo la presión en velocidad.

Se pueden clasificar en: bricolaje, semiprofesional y profesional. Esta clasificación depende principalmente de la intensidad con la que va a utilizarse la máquina. Las máquinas de bricolaje se usan esporádicamente, en la limpieza del coche el fin de semana, por ejemplo. Las semiprofesionales se pueden usar durante tres o cuatro horas diarias y las profesionales están diseñadas para aguantar diariamente una jornada de trabajo de ocho horas.

Las hidrolimpiadoras también se pueden dividir según si usan agua fría o agua caliente.

Las de agua fría cogen el agua a temperatura ambiente y la impulsan tal cual. Las hidrolimpiadoras de agua caliente disponen de un quemador de gasoil que aumenta la temperatura del agua tras haber pasado por la bomba. Se suelen usar sobre todo en sitios donde hay grasa o aceites y en la industria alimentaria para la desinfección.

La clave para un insuperable resultado usando estas máquinas está en saber combinar presión con caudal. Cuando hay mucha suciedad poco adherida, se elimina más fácilmente con poca presión y con más caudal. Si la mancha es pequeña, pero está muy incrustada, la quitaremos mejor usando más presión.

Para una buena limpieza, también son imprescindibles los detergentes. Por ello, las hidrolimpiadoras cuentan con un depósito para productos químicos que puede rellenarse con jabón, desengrasantes, bactericidas, fungicidas, etc.

Puertas de interior baratas con garantía





Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Política de cookies